Elena Mateos

Experimentando con sonetos.

Ojalá abrirme el pecho yo pudiera.
Coser cada tejido desgarrado,
mostrarte mis deseos ahogados,
tomar mi corazón y que lo vieras.

 

Cada uno de ellos es como una estrella
de miles de años ha que se ha apagado.
Cobardes por partir se han aferrado
a envenenar entrañas todas ellas.

 

Y ahora que inconsciente yo reniego,
percibiendo como arden en el fuego,
de darles más hogar en mis quereres,

 

ayúdame a explicarles, te lo ruego,
que debiere despojarlos de mi ego
aún siendo antaño ellos mis placeres.

 

"Mis reflexiones de sofá"



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.