Mujer Nagual

De filamentos



Flechas que vuelan por lo alto de nuestras cabezas

mientras nadie mira hacia atrás

recojen las manos de los niños

los hilos invisibles que aún los cuidan

 

banda sonora 

colorida de intento

se escuchan voces 

susurrando en el tiempo

 

una esfera es la matriz de nuestra vida,

queridos hermanos del futuro que viajan desde lejos,

vienen del pasado,

trayendo la moraleja amarga

del acto sin amor.

 

Hay un maná escondido en los suelos

siempre avistados por quienes animan sus almas 

por arriba del padre sol

que caiga su bendición

abriendo nuestro pecho como un rayo

proveyendo la sabiduría precisa

en esa ecuación que se balancea

la matemática en estos filamentos

que salen despedidos de los dedos

 

Nos espera el Jaguar,

mirando nuestra inválida manera,

a nuestra izquierda ya sabes quien,

no hace falta que lo recuerdes

¿o si?

 

Imagen de uno mismo,

ya nada profetizas,

rompimos el hechizo exacto

de las interrupciones inconstantes

pero siempre acertaban donde seguir escondiéndose

 

por eso,

guerrero,

deja que las manos se junten,

que esos seres alzan el sol,

reconocelos,

nadie nos pide un culto a lo oculto,

pero observa conoce,

porque también nos espera la serpiente,

hermana de la mente fría

los caminos antiguos,

eso que nos decia,

del futuro.

 

Benevolencias a algún humano que te da alguna cercanía con el mundo de los espíritus,

eso es,

el sentimiento lo que ofrece el poder ver, 

entregando la atención,

vuelca el foco,

en 180 grados estarás vos,

junto a esas fuerzas,

aliadas,

solo decide lo que ya decidió,

 

mientras los pasos siguen peregrinando los desiertos

en busca de agua para beber,

 

mientras los cactus esperan que alguien quiera oir

 

siempre se teje la tramita linda fina

para que cada uno tenga lo que se anime a osar entregar.

 

Algún pincel está derramando sus creaciones por nuestros ojos

que orbitan por el espacio

esfera consciente de sí misma,

es una...

y tantas a su vez,

 

por eso la libertad,

es elixir sin gusto.

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.