Dmile

ADIÓS SIN SUSPIROS



 

 

 

ADIóS SIN SUSPIROS

 

 

 

Amanecí a ojos cerrados

y con un beso de sus cálidos

labios devolvió la simpleza

del atosigado sol nublado,

por el tiempo y la distancia

recubriéndole las manos

mientras la brisa grita

que me falta en la noche,

la noche, en un adiós

sin suspiros.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.