Ramonticismo

Rolling in the deep

En el vibrante sollozo del violín

en el discurso grave del chelo

en las sentencias del contrabajo

  

Tocando y hundido yo

 

 

y ella

La música 

 hace temblar este tugurio hasta sus cimientos

 

Eres la alegría nueva del piano

los acordes mayores de la guitarra

la mano de nieve de mi arpa

 

Mis canciones no lloran

...

 

ríen y juegan, sus disonancias, sus harmonías 

                      sus compases y sus cadencias

sus carencias y sus vacíos

    sus sueños entre líneas

de pentagramas y sus pesadillas

       se mezclan con las tuyas

 

como cuando vienes, que no sé si se me para el corazón

                             o si me va más rápido

que me haces sentir tan vivo

            pero que me está matando

 

Oh tú músico definitivo

aprende a tocar

los bombos, la flauta o el bajo

y deja en paz

mi ritmo cardíaco

Comentarios1

  • Alberto Corral

    ¡Precioso poema! Felicidades...



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.