Jhon Deivy Torres Vidal

OJALÁ...

Ojalá que esta herida se cure con la lluvia.

Ojalá que la sangre no atraiga a alguna  fiera.

Ojalá que el camino no doble más mi espera.

Ojalá que los truenos se quiebren en la altura.

 

Ojalá que las sierpes se enreden entre ellas

y las hormigas vayan llevando mis espurias.

Ojalá que el rugido de bestias más oscuras

no apaguen los destellos de mi única estrella.

 

Ojalá que a la bruma el viento deshojara

en estas horas roncas de ásperas pisadas.

Minutos, polvaredas, peligros pasarán.

 

Tengo que andar con fuerzas del corazón sacadas,

con pasos prudenciales o certeras zancadas.

Ojalá  que Dios mi pulso atara al suyo . ¡Ojalá!



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.