hugo3654

Implorando algo de cordura

Y es que esa bala verbal está ahí, en el alma. No hay hombre que sea tan viejo para dar consejos

El barro de las figuras y el oro de las cicatrices de mis antepasados, no sé si es locura pero todo lo siento no deseo medicamentos, a nadie quiero hacer daño; el único daño seria en mis manos y mis dedos que sangraran espiritualmente si no logro sacar un gran poema.

Mi cerebro juega ajedrez con la memoria

Sería lo mismo que la imaginación estuviera en caída libre con mi experiencia.

Insólitos sueños de mudanza, solo tengo ahora; es la misma memoria que tiene la psicóloga

Estoy al punto del borde la cordura, de los aparente locos que solo ven sus zapatos y luego caminan a espaldas  y ver sus huellas borrar por los segundo que y no son marcados.

Todas las figuras sonríen o tienen un motivo, o por el cual fue adquirido, yo soy solo uno solo con una sonrisa buena y noble, pero con motivos de enloquecer al instante.

Quiero morir como he pensado matar, he matado como he pensado vivir. Simple uno se quedan sufriendo otros están a mejor disposición de su propio yo.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.