Saturnario

A Musa sin nombre

 

Percibo el aroma dorado de tu cabello y pálida piel,

tu voz que se distorsiona en el viento

y golpea las murallas del algún pecho,

derribando las gruesas capas de piedra

para estremecer el alma ajena.

¿a cuantas palabras le has dado muerte en tu boca?

¿cuantas son las canciones que han estremecido tus caderas?

Veo una musa efímera que trenza tus cabellos,

danza sobre la cúpula de tus senos,

bañando la inventiva de tus manos con opio,

vino y colores fluorescentes.

arrastrando a tus amantes

y tus queridos sobre el fuego de tu vientre.

estos versos

no son mas que baratijas que le vendo al tiempo,

al reverso de tus ojos

y al fuego exaltante de tus caderas.

Comentarios1

  • kavanarudén

    Dulce y adorada musa.
    Un gusto leerte
    Un abrazo de mi parte
    Kavi



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.