Ramonticismo

Esperasnos por todos olvidado

Para un trabajo de castellano se nos ha pedido hacer un poema

en el cual invoquemos al demonio para que transforme a nuestros enemigos 

en una fruta. La idea -siguiendo la temática de la Celestina- era imitar el estilo

conceptista de Quevedo y jugar con la primera letra de cada verso. He intentado

hacer sonetos endecásilabos por experimentar con una métrica no tan permisiva

y relajada como la actual. ¡Tenía muchísimo trabajo escribir así! 

 

Esperasnos por todos olvidado

Lúgubre mi servidumbre, de yerta

Podredumbre infecta de peste negra

Reina en mi alma de pobre diablo

 

Están derrumbándose los decorados

Borbotean, convulsionan las fieras

A ti que te ríen y lloran las hienas

Canto mi súplica de siervo honrado

 

Hilando las hadas tapices de almas

Inundando en lagunas Estigias

Ligeros pliegues de existencia humana

 

Líbrate de las vendas y la charca

Elimina a quiénes nos desprestigian

¡Rasga sus hilos como una guitarra!

 

Regio vives antes que el de la cruz

Amo supremo del can tricéfalo

Mi lord sólo a ti deshojo pétalos

¿O mi loor no es de gran solicitud?

 

No hallo vírgenes de mirada azul

Lujosos altares no te he encontrado

Ortigas y cardos, Orgías y cantos

Puedo sólo ofrecerte Belcebú

 

¿Escuchaste cómo me condenaban?

Zafios, sucios y siempre miserables

Gritando supuesto oficio a mi madre.

 

Aseguro haber sido siempre amable

Recuérdanme que la miel moscas caza...

¿Cómo miel? si su misma hiel las mata.

 

Ira hacia ellos tanta he sentido

A sus miradas y sus comentarios

No he hallado alivio en el calendario

Ahora harto estoy, tu ayuda preciso

 

Condenas bullendo en humos malditos

Invoco las sombras de tu hálito

Ominoso caldero metálico

Espectros mi plan en licor destilo

 

No pido sino que un néctar del mal

Ahora que en un fruto dulce e insulso

Logre a todo enemigo transformar

 

¿En el de la sierpe prohibido fruto?.

No, Satanás resérvalo a Adán.

Calabazas veo más oportuno

 

Insisto, ¿no cumples mi petición?

Acordaraste del siervo  Ramón



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.