el poeta del abismo

Diurna

Vendrá el derrumbe de mi palpitar cansado
¡Oh diurna!
de repente tuve alivio y el alivio ya no eras tú
y más alegre que tú estaba yo
por eso desde el arrabal llamabas la frescura
y culpabas a los siglos, a la carne que era tuya.
Culpabas la hora mía y el caer de mis quebrantos.


¡Oh diurna!
ya vendrás flébil en las tradiciones
después vendrás junto a las visperas
negando los susurros y los vientos de ayer.
Me culparas cuando los tambores se hayan apagado
y nada más resucite tu corazón.


Tu noche me ve, ¿es acaso la muerte la que me conoce?
he de llamarte para buscar tu culpa
también los tiempos serán mi llamado
también mi calma habrá de llamarte.
Pon tus manos en los bordados dedales heridos
pon la calma aquella ardiente y fecunda.


¡Oh diurna!
Pero si no es la tierra, si no es alguna mano,
sera el tiempo el que te sepulte
y me culparas...

Comentarios4

  • Luna y Poesía

    A los tiempos mi querido amigo y poeta nos compartes tu excelsa poesía.
    Como siempre un deleite sin dudas es la lectura que me brinda tu poética.
    Abrazos con mi cariño, amigo.

  • Miriam Inés Bocchio

    La vida es un largo caminar que nos da sorpresas y enseñanza mediante el tiempo.
    Un gusto pasar por vuestras letras amigo.
    Abrazos de Inesita

  • jade_azul

    Hermoso volver a leer tus letras llenas de vida y esencia divina.
    un abrazo, buenas noche!

    • el poeta del abismo

      Le agradezco con gran sinceridad su visita, pronto iré a su lugar oriundo.
      Reciba mis agradimientos y saludo de amistad.

    • Llamarada

      Las inquietudes de un alma junto a las metáforas empleadas conforman un maravilloso poema.
      Felicitaciones Poeta.
      Un abrazo
      Manuel



    Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.