le petit enfant

la vitalidad del morir

Noches encerrado en el baúl de la soledad,
cruel idea me atrapa con desconcertante abrazo;
bailas ante tan preciosa sonrisa,
cayendo completamente rendido en suave regazo

Me acecha, acurrucada entre mis pensamientos,
esperando ese momento de debilidad;
vende la individualidad de mi ser,
mostrándome el fin como bendita oportunidad

Mueres en vida, pasajero de un día gris,
deseoso por ver los colores de un amanecer;
aletargado caigo rendido,
esperando a que esa preciosa Luna acoja mi ser

Transformándose en cenizas un sueño,
una sonrisa marchita en mi recuerdo;
el tiempo fiel compañero del olvido,
no hará perecer lo que yo siento

Bañas en gotas de ron, recuerdos de su mirada,
gracias por todo lo vivido;
un adiós sin posibilidad de renacer,
sabedor q la vida sin ti...es tiempo perdido



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.