pablo beltran

sin título

 

Me dediqué a perderte

entre almendros en huerto

que dádivas fueron amores;

en las frondas veredas

de nuestros sutiles pasos,

del parque tenue y silencioso

donde, sentados, nos añoramos.

 

Me dedique a perderte

tras el plácido murmullo caño oro

manado como tus besos;

en sonatas del requinto triste

que interpreta perenne robledal;

en lánguidas citadinas calles

fieles a mi quebranto.

 

Me dedique a perderte

en el olvido de tus sitios.

 

Es mi recuerdo,

si mal no estoy,

albedrío de tus sentidos.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.