José Juan Espinoza Ibarra

El tiempo

 

Le hablé al tiempo y al reloj  y les  dije:

 

Tiempo que eres ese  viajero nómada que siempre vas y no vienes

siempre andando con un rumbo vectorial 

caminas, corres y nunca te detienes

sea para bien o para mal

 

Tiempo y reloj se que son amigos

en algunas ocasiones mis enemigos 

lentos para los peores castigos

rápidos para momentos buenos y tranquilos

 

Tiempo que no eres preciso, para todos eres relativo

¿Qué te he hecho yo para que corras conmigo?

¿Por qué estando con ella eres tan rápido para mí?

¿Por qué me castigas así?

 

Reloj que marchas al compás del tiempo 

convence a tu gran amigo 

hablále de como me siento 

y que se alargue cuando ella está conmigo

 

Tiempo no madures este amor jamás

déjalo si quiere ser joven de más 

Reloj no marques las horas cuando estoy con ella 

y harás que cada velada sea aún más bella

 

Pero el tiempo me argumentó:

 

Hijo has de saber que todo toma su curso 

mi trabajo es no detenerme 

y tú mal yo no busco 

así que en esas ideas deja de perderte

 

Es necesario el equilibrio en todo 

tendrás que esforzarte por esa mujer 

de ayudarte no tengo modo 

lo único es que no la dejes de querer

si no quieres que sea solo un periodo 

enamórala hasta más no poder

 

El reloj me aclaró:

hijo yo solo al compás del tiempo voy 

enemigo del amor yo no soy 

si te encuentras con ella no me veas

piérdete horas con ella si es lo que deseas

 

Si has de encontrarla en algún lugar 

tu reloj has siempre de checar 

puesto que la puntualidad 

es importante si la quieres enamorar

 

 

 

 

 

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.