Carled

A la coronada


Y que tu ternura
alivia este mar de sombra
desierto y espesura
cuando en ti pienso


El cuerpo y la esencia,
acaricia, besa tu boca,
la piel vibra y retoza,
en el centro de tus entrañas,
bañadas por las aguas de sus ríos,
arte de las pinceladas,
del pintor a la coronada,
frente a su resplandor y belleza,
calma la sed del canto,
brilla en la mirada del alba,
en las gotas de él roció,
que bendicen tus jardines florecidos,
y esparcen el aroma,
de tus besos escondidos...
Jaiah


Y finges aquí el más tiempo en oro,
de mi alma como la más fatiga,
cuando eres mi gran sol y yá llega,
y la brisa abraza más el tesoro,
y sientes el deseo lejano,
y el rocío del amanecer,
y llegas a mirar y a florecer,
lo que el tiempo hechiza por antaño,
y pido una flor como el reflejo,
que es alma llena de voluntad,
y sientes la cara en el espejo,
y la flor quiere una gran amistad,
y quedo en más sentido perplejo,
mirando el sol y a la felicidad...
Zoraya (Emy5)


Porque llegas rauda en primavera
para calmar desamores de otoño
han cruzado tus pasos en mi acera
tus labios florecen cual retoño.
Y que tu ternura alivia este mar
de sombra desierto y espesura
cuando en ti pienso.
Carled


Allegada a mí, el tiempo amoroso se demora,
veo un horizonte tan cercano y tan hermoso,
es mi corazón que de tu vida se enamora,
y que siente cálidos abrazos… de tus brazos.
Andrés Romo



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.