YO CLAUDIO

NO VOLVERÉ.

Te digo adiós, y no volveré atrás.

Tomaré mis cosas que un día vinieron conmigo

para no dejarlas como un recuerdo que te dañará.

Tomaré mi barca y navegaré por el río 

donde tantos recuerdos se quedaron como semillas en flor,

donde cada año nacerán y el viento primaveral las ara danzar

y entonando la canción que con amor escribí para ti.

Recordarás y gritarás mi nombre y el eco de tu voz

se  vendrá por las aguas correntosas chocando en mi barca,

donde cada golpe me ara sentir tu suave voz que llegará a mis

oídos clamando que vuelva  a tu lado para ser feliz.

 

Mi barca no tiene retroceso, solo tiene pasaje de ida.

 

El paisaje y el camino se pierden entre la neblina que cae,

el río se sale del mapa, ya no existe, y me pierdo, quedo a la deriva 

el sol sale con todas sus fuerzas enseguesíendo mis ojos y debilitando mi cuerpo

desmallandomé dentro del bote y quedando a la deribá en medio de mar

dejando atrás el río que me cobijo en sus calmadas aguas

y campos sembrados de flores que nos abrazaban

cuando corríamos y tu pelo se desordenaba con el viento 

y caíamos y nos entregabamós al amor y las flores nos perfumaban 

en silencio mientras nuestros cuerpos desnudos se mostraban 

a los cielos perdiendocé en el infinito.

 

 

 

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.