poetryman

SIN NADA QUE DECIR

Extraña es la noche

con su rubor de uvas

cenizas he esparcido en círculos

como conjuro a todo fracaso

ya no hay fuego ni hoguera

en la cual arder,

y los angeles que quedan

de uno en uno se han ido marchitando

el áspero pavimento me devuelve a la realidad

lejos del confort y las vendimia

de las palabras que de vuestras bocas

salían

en las que envolvíamos

los sueños como regalos en papel celofán

aun tengo algunas monedas

que alcanzar, algunos besos que darles

algún consejo -no pedido-

si vuestros oídos se han cerrado

¿Porque he de gastar palabras?

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.