ErC

Me derrumbo al verte.

El mundo va silencioso
muy tranquilo
todo lindo, quieto.
Mis sentimientos durmiendo,
disfrutando el tiempo.
Queriendo a las personas,
sin más amándolas.

Mi universo está en calma,
sin olor a destrucción cerca.
Pues en sus frecuencias
solo hay felicidad.

El rostro qué muestra mi cuerpo
es demasiado complejo,
no hay más qué una gran sonrisa.
En él todo demuestra paz,
quietud y  serenidad.

Pero todo se detiene
al encontrar tu mirada.
Al ser parte de la telaraña
bien elaborada del destino.

Tú con tu pequeño ser,
llegas y creas una tempestad
un sin fin de sentimientos.
Que recorre el ramaje de mi estructura,
pues al verte sólo pienso en lo imposible,
en el sueño qué con ayuda de los amigos,
y el tiempo eh tratado de guardar,
en el archivo más profundo,
de mi corazón desilusionado.

Todo lo qué logro en los instantes
dónde no puedo verte,
se derrumban.
El olvido es tan largo
y no puedo hacer nada
para olvidar tu recuerdo.
Para olvidar,
lo perfecto de tu alma,
el cómo encaja a la mía
sin más qué con una sonrisa.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.