argantonio

Espirales de fantasía

No es que a mi edad uno se vuelva pesimista,

lo que ocurre es que acabo de ver un vuelo de paloma,

surcando el aire y no puedo evitarlo mi propio vuelo se asoma,

y es que para la fantasía no hay peor enemigo que ser realista.

 

Hasta la vivaz paloma su ciclo termina,

habrá dibujado en el aire espirales de fantasía,

como hace convirtiendo la tristeza de un día gris en alegría,

una casa vieja en el camino si tiene palomas no está en ruina.

 

Cuando el niño quiere jugar,

corre detrás de la paloma,

y la paloma arrulla.

 

El niño quiere correr y saltar,

le da todo para que coma,

y para que de él no huya.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.