AlbertoGarridoLazaro

Viento

Viento

(De las muchas decisiones que me llevaron al sufrimiento, no cambiaría ninguna)

Hoy te he visto. Perdida en mis recuerdos,

seguías vistiendo el dulzor de tu mirada, 

desnudando la fina seda de tu manto. 

Seguías allí, muda, temblorosa, buscando mis labios,

manteniendo tus ojos frente a los míos,

diciendo todo sin soltar palabra...

hablándome sin emitir sonido, 

tan solo dejándonos oír el canto de los pájaros.

Mas tu sonrisa mi olvido disipa 

y tu silencio una leve caricia irrumpe, breve, 

lastimosa querella de una brisa malherida, 

y contigo llega, tal como llegó y llegará 

el viento de la mano. 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.