obdulia viera

Tus manos en el recuerdo

Guardo el recuerdo

de tus manos

Tus manos,

que llenaron de caricias

mi cuerpo

Guardo sin descanso

en el tiempo

el recuerdo de tus manos

en silencio

Silencio mudo, eterno

tus manos ardientes, 

de fuego

manos que quemaron el alma

y lanzaron heridas al viento



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.