Jhon Deivy Torres Vidal

OBSTINACIÓN MALIGNA

He visto redundar tu boca

en los mismos besos,

y aun así sigo cayendo en ella,

sabiendo que  se ofrece a otras.

¡Amarte es redondel siniestro!

Sé que tantas lenguas se han burlado

de mi servil entrega,

yo sigo la línea paralela

que me aparta de todos,

para encontrarte en ella.

¡Pero qué hallazgo maligno el desnudarte!

He visto tropezar tu boca

con las piedras sinuosas del engaño,

y yo mismo distorsiono todo:

hasta el amor, la dignidad, tu rostro.

 

 

 

 

 

 

 

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.