Diaz Valero Alejandro José

Atropello a la caridad humana

 

En una determinada esquina

de una inmensa ciudad

 un anciano  de mirada esquiva

ejercía la mendicidad.

.

Sus desgastados harapos

y suciedad de indigente

eran su mayor alegato

para pedirle a la gente.

.

Entre tanta calamidad

no falta alguien bueno

que muestre su caridad

con el pobre pordiosero.

.

En otra populosa esquina

de la misma ciudad

lo que mis ojos miran

no le doy credibilidad.

.

El mismo anciano aquel

libaba licor entre risas

abrazado a una mujer

entre humo y cenizas.

.

Un atropello frontal

a la caridad sana

es la conducta inmoral

de esas lacras humanas.

.

¿Qué dirá el dadivoso

que en su afán caritativo

ve este hecho vergonzoso

de este mundo en que vivimos.

.

Qué falta de decoro,

en su miseria humana

viven de mal modo

con su burla malsana.

.

Pido a Dios, que los caritativos

que le den ayuda en una esquina,

no descubran ese actuar abusivo

que parte el alma y desanima.

------------------------

Autor: Alejandro J. Díaz Valero

Maracaibo, Venezuela.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.