argantonio

La culpa es nuestra

¿Qué sentido tiene nacer para después morir?

¿Sirve la inteligencia para contar los minutos?

¿Vale la pena vivir pensando lo que queda por sufrir?

¿Cambiaríamos nuestras vidas por la de los nobles brutos?

 

El caballo va obediente a la guerra,

el perro obedece al ciego y al cazador,

el pájaro cantor en una jaula se encierra,

y el gato es zalamero aunque maullador.

 

Si los animales hablaran,

nos hablarían de sus vidas,

cercanas pero ajenas.

 

No creo que nos dejaran,

conocer las historias de sus heridas,

ni sabrían decirnos si si sus vidas fueron plenas.

Comentarios1

  • Verso&prosa

    Buenìsimo... Saludos



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.