MonoFloyd

Plegaria

Asi comienza todo

un segundo antes de terminar

para aprender la lección

o para mirar la unción del sol.

 

Quizá yascan en las rocas

aquellos momentos de promesas

y de fulgores entrelazados,

quizá las olas den una vuelta

y en su sal conserven los recuerdos,

pero si hay algo que pueda decir

es que no lo intenté como hubiese deseado,

si tan solo este hado intentara desvanecer

si la trinchera en mi cabeza

pudiese un día ceder,

la guerra llama y las lágrimas acuden

las emociones estallan,

los silencios se toman mis ciudades,

y aquella apatía horrenda

atraviesa muchos pechos,

hasta dejarnos vacíos,

y ahogarnos en distancias.

 

Aún tras eso, hay mucho con que llenarse

y el tiempo nos favorece

en la lucha por el olvido

para guiar nuestros ojos al gozo,

pero que sería eso

si no una invitación a naufragar conmigo

más bien, una oportunidad para hundirte

porque junto a mi espalda yace el peso

del holocausto,

frente a ti la luz de la libertad,

vea como lo vea

no habría justicia en ello.

 

Desde el frente seguiré viendo el horizonte

acunando estrellas que iluminen tus días

y limpiando el cielo para tus ojos,

amortiguando la tierra para tus caídas,

y sembrando un arcoiris que bañe tus enojos,

aún en mi penitente espera

en aquella penosa habitación vacía

pediré que mis heridas jamás te toquen

nuevamente.

Comentarios2

  • KALITA_007

    letras que poblan los sentimientos.. un beso a ti..
    diez a tu poema

  • Alvaro Maestre

    Una clara manifestación de lo que se puede hacer por amor con estas metáforas muy bien plasmadas;

    Saludos,

    Alvaro



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.