Nicolás Rangel.

Un poco más, hasta que amanezca.

No te vayas
por favor,
cuéntame eso que gritan tus ojos,
eso que callan tus manos.

 

 

Cuéntame de aquella ocasión
donde te enamoraste tanto
que comenzaste a contar estrellas
ignorando que solo dos
hacían girar el mundo
y vivían en tu rostro.

 

 

 

Me encanta esa historia
podría escucharla cientos de veces
y verte ahí,
prendida del cielo
plena y feliz.

 

 

 

Cuéntame sobre la última vez
que un nombre te marco tanto
que preferiste sangrar tu boca
a gritar lo que tus orgasmos susurraban.

 

 

Dime que sigues siendo viento y tormenta
y que este rocío
que perfuma mis letras
nace del parpadeo de tus ojos.

 

 

Dime todo lo que piensas
cada vez que me miras
y yo te prometo
escribir una historia,
la nuestra,
sobre tus hombros,
sobre esos sueños
que nadie vino a cumplir.

 

 

Dime que el temblor
que se adueña de tus manos es real,
que lo provoca
mi insistencia
y mi anatomía,
que tu caminar pausado
lo maldices
porque me esperas
cuando no tengo que llegar.

 

 

Dime si me extrañas
cada que todos esos besos
bañan tu rostro,
cada que confundes la palabra
amor con felicidad.

 

 

También cuéntame sobre él
aunque su presencia me sepulte,
aunque en verdad
te quiera más que yo.

 

 

No te vayas,
no ahora que tienes mi pecho abierto,
hambriento por tantas madrugadas
donde no estuviste.

 

 

No ahora
que la poesía deja de importar
y comienza a morder,
llevándose pedazos de mi orgullo
lastimado por el olvido.

 

 

Acomoda tu existencia
junto a la mía
y cuéntame,
aunque sea una mentira,
aunque el silencio sea tan hermoso
y no quieras lastimarlo.

 

 

Léeme ese poema
que dicta
que codo a codo
somos más que dos,
y lloraré,
porque codo a codo
tu y yo
somos uno
y ni siquiera dos.

 

 

Aún nos sobra bastante luna,
quédate un poco más,
nadie te va a querer tanto,
eso te lo prometo,
aunque ya no me creas,
aunque el sol
haga tus últimas maletas
y esa sea la única promesa
que cumpla esta noche
pegado a tu boca.

 

©NicolásRangel/Reservados todos los derechos. Octubre, 2016.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.