Norberto Molina Guerrero

CAPULLO DORADO

Desde el desierto del oriente...

Desde las nieves eternas del norte...

Desde las escabrosas selvas del sur...

Desde el horizonte infinito del este...

Donde el cielo y el mar se confunden...

Trato de hallar una hermosa flor.

Mi corazón siente

Un implícito sentimiento,

Acaso, ¿estás triste?, o,

Acaso, ¿disimulas tu alegría?

Una palabra...

Sólo una palabra...

Y todo tendrá sentido.

Mi deber es hallar una hermosa flor.

Desde las visiones más profundas y complejas...

Desde los poemas más sensibles y solemnes...

Desde los cánticos melodiosos...

Donde las fantasías recorren relatos...

Trato de hallar una hermosa flor.

Esperar una respuesta, pero, ¿cuál respuesta?, pues,

Alguna que me indique dónde hallar una hermosa flor.

Busco en el valle de los príncipes, me señalan una hermosa flor, pero no es suficiente...

Busco en el fondo del mar,

Sólo veo oscuridad.

Existe el lago de las estrellas, en la cual la luna se pone de manifiesto en su máximo

esplendor, sólo es cuestión de concentrarme más, sólo es cuestión de paciencia, la

esperanza es mi única compañía, la esperanza es con lo que se cuenta.

Una dulce fragancia me invade mientras me acerco al lago de las estrellas, y junto a él,

en un hermoso jardín, noto el brillo de una luz resplandeciente, lentamente me

acerco y logro hallar aquella hermosa flor con su capullo dorado...grata sorpresa.

He hallado mi sueño... te he hallado hermosa flor.

 

Comentarios1

  • gaston campano

    La imaginación es variada , la flor mas perfumada puede ser la desastrosa decepción, todo tiene su color depende de nuestra vocación.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.