ErC

Metamorfosis.

Dos aves nórdicas brotaron de mi pecho.
Un ave fénix emprendió vuelo desde mi cerebro.
De mis lágrimas resurgieron dos más.
Mi cuerpo entro en una metamorfosis.

La levedad de mi ser, se hacía compleja.
Las aves observan atentas.
De mi espalda brotaban plumas,
ramajes como alas de ángel.

Me sentí con un dolor atroz,
al escuchar el crujir de mis alas,
una cola salía de mi columna,
no comprendo cómo
pero en ella había una cara.
Al verla me sorprendí,
pues era igual a mí,
sólo qué con un nuevo matiz.

Mi metamorfosis fue simple.
Las aves nórdicas y fénix,
serian mis guías en la batalla de la vida,
cada una tenía un significado,
qué con el tiempo iría encontrando.

Mis alas me han ayudado,
soy fuerte, feroz, mi otra cara
me demuestra qué no debo ir triste,
mucho menos decaído,
tengo armas para enfrentar la batalla
y enfrentar cualquier enigma en ella.

Eh cambiado por dentro,
el interior de mi alma tan profundo
emana vida, espera feliz la muerte.
Vuelo, pero no tan alto, me acerco a mis guías,
pero no lo hago en alturas lejanas.
Eh comprendido qué la vida es aquí,
volando bajo en esta batalla,
aligerando la carga,
hasta terminar con las alas,
qué en mi metamorfosis
fueron el don más preciado
entregado a mi alma.  

Comentarios1

  • Argalius

    Buen trabajo amigo. Me has gustado leerte. Espero volver a hacerlo pronto.

    • ErC

      Muchas gracias Argalius, en verdad me encantaría qué siguieras leyendo mis humildes versos.



    Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.