orlando balbas

PEREGRINAS DANZANTES

Céfiro viento,

intocables espumas

de suelo y salitre.

Desierto en soledad del mediodía,

ardiente arena albicante

como suelo diamantífero,

donde las huellas humanas

son viajeras sin distancia.

Peregrinas danzantes emplumadas

silvestres rosales del aire

posan en lagunas vivas

haciendo de sus trinos un oleaje.

 

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.