Reyshell Mendez

NO QUIERO SER SUMISA

No quiero ser sumisa, cuando tu instinto salvaje me tome y arranque mi vestidura... No quiero ser sumisa, cuando tu mano temple mis cabellos al besar mi espalda desuda… No quiero ser sumisa, cuando me alces sobre tu cuerpo  besando mis labios y sintiendo tus manos apretar mis glúteos... No quiero ser sumisa al oír tu respiración agitada diciendo en mi oído el morbo que nace desde tus extrañas... No quiero ser sumisa cuando sienta tu lengua explorando mi garganta... No quiero ser sumisa cuando muerdas mis cerezas que tanto te desean y que tanto amas... No quiero ser sumisa, al sentir y ver como tu tronco entra en la humedad de  cuevas escondidas... No quiero ser sumisa, quiero sentir tu hombría dentro de mí, cabalgando en tus caderas con libertad entre gritos de placer que dan antesala y llenan de vida.. No quiero ser sumisa, quiero amarrar tus manos de mi cama y explotarte sigilosamente mientras experimento la lujuria entre besos y caricias... No quiero ser sumisa quiero arder de placer al tener tu hombría jugando con mis labios y abrir mi boca fría... No quiero ser sumisa, solo vivo  cada segundo en un cuarto que me hace arder… No quiero ser sumisa, quiero poseer la rebeldía para amarte libremente sin tabú y ser esa dama respetada que camina por calles llenas de seres prejuiciosos, pero que debajo de esa vestimenta yace una mujer que vive la fantasía entre paredes que saben escuchar ecos de gemidos de dos almas que se juntan…No quiero ser sumisa



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.