Fermín Medina

VOLVNTAS DEI

A ti encomendé mi misión de vida:

"Jesús, confío en ti,

Jesús, confío en ti...",

y bajo pacto de fe en mis entrañas,

daga de magma en mi pecho se clava.

 

Pensé que en ella mandabas un ángel:

teniendo épico nombre

y consorte de luna en pleno día,

no dudaría de señal divina

aparente de ti.

 

¿Por qué me amedrentas de cruel manera,

sabiendo que en tu hijo no existen dudas

al confiar en tu verbo...?

O si el verbo no es tuyo,

Satán habló por mis descuidos fuertes

y me engañó como digno de él es.

Tanto permites, Dios, que él me atormente;

cual con el santo Job

con familïa y patrimonio suyo,

sarna le das a mi alma

con tanta mujer que a mí me despecha.

Con Job pusiste a prueba su fe en ti,

¿conmigo qué pretendes?

¿Poner a prueba mi fe en el amor?

Tú no eres malo, padre santísimo.

Diste por mí tu vida.

Córtame vil suplicio.

 

Cual Basilio a Segismundo hijo suyo,

me haces ver a los libres

siendo encadenado con hierro y plomo,

sin darte cuenta de cuánta honradez 

te daría, padre mío,

complaciendo mujer feliz a mi lado.

 

Mas ya entendí el mensaje

que de tus labios tan sabios expiras:

pues no quieres que en este periodo

me enamore rapaz.

Te gusta que ande de pïel en pïel;

de labïos en labios,

de cadera en cadera,

de cüerpo en cüerpo

y obvio de seno en seno,

¿pues qué significado contiene el sexo

que tú mismo creaste?

Se le llama pecado,

pecado a pesar de ser arte tuyo,

tuyo en pintura de Helios y Selene;

tuyo en ambiente de tierras y mares,

tuyo expresado en la noche y el día:

sintetizado en varón y mujer.

 

Siempre es hermoso tu arte de sentidos,

y vestido de erótico,

el düalismo toca

tu cielo revestido de colores.

 

No me das mujer para atarme al cielo;

en frenesís tan cortos

y de medio segundo

explotando con mujer y mujer,

deseas tú que me siga fundiendo.

 

Hágase tu voluntad en la tierra

como en el cielo tuyo.

Si te pedí mujer digna de mí,

y de esa bendición no me bendices,

sé que lo harás cuando Cronos camine.

 

Por ahora, petición que te pido:

bórrame sueño infante

y no dejes que malvados demonios

me ataquen de vez nueva

como con las mujeres anteriores.

 

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.