poetryman

POR UNAS MONEDAS

Tengo el hogar abandonado,

¡todo por trabajar!

me buscas y no me hallas...

cuando tus ojos somnoliento

me buscan, habito otros espacios

veo otras sonrisas,

me había jurado que no trabajaría

en sábados,

he aquí que el fervor me ha dominado

y ahora heme entre la plebe que no descansa,

¡si hasta Dios descansó en el séptimo dia!

por una monedas he perdido tu calor

mi café mañanero, el beso de mis hijos,

me prometo a mi mismo

que los próximos dos sábados

serán los últimos que trabajo;

para escurrirme en tus colinas

hundirme en tu sombra

y amanecer prendido a ti.

Largo fin de semana.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.