Eduardo Monroy

X

Ninguna peca hizo mella

en tu belleza

cada una vino como estrella

a decorar el firmamento

debe ser ese el motivo

de que tu faz me recuerde la noche.

 

Debe ser este el motivo

de tanta fuera

con la que rios de lava se deslizan

de tu mente

quemando todo

lo que encuentre frente.

 

Mientras, los hombres te ven pasar desde la lejanía

temerosos de que los destruyas

sin saber que lo único que harías seria, amarlos.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.