Alexander Cambero

Guerra en la vid de los amores.


Un guerrero que nunca se fue de ti. La caricia del viento es tu piel en la espada del amor; cruza el tremedal mientras escucha el ahogo de las cuerdas de un canto medieval sumergido en la noche delos tiempos, tambores desafiantes como tus ojos de luz, el sueño del amor sublime sobre los escudos, son bordes de plata con inspiraciones de dragones con fuego de rubíes, son llamaradas como tus besos que incineran mi lengua hasta dejarla deseosa de volver a sentirte en voraz delicia de los espíritus guerreros. De ti hablan los bosques que son el esqueleto de la gran montaña sobre el trípode de su altivez. Es la sinuosa serpiente de piedra que sirve de alfombra para los delicados pies de tu simpar belleza. Es este amor precioso tan sublime que derrota imperios para posarse en tu pecho.


Tu, mi guerrero siempre
el que me cuida y quiere,
el que con tu abrazo me protege,
tu, lo mas bello de mi vida
que a pesar de tu armadura
cariñoso, leal, y amoroso eres...
Elena


Los sentimientos son latidos de guerra y pasión
cuando el alma de la felicidad se asoma al aire,
entregando el cariño de la sed al amor perfecto
que quiere sentir ese sentido de amor que arde..
El Hombre de la Rosa


La lid en tus negros ojos, labran en tu memoria lo que si hoy pierdo, ganaré mañana. Estarás mujer de Sabá en los altares con tu séquito de amores. Volveré por ti en el alba, cuando vivas en tus sueños; esta vez más humilde, para despertar tu corazón. Y aún hecho un pingajo detrás de los escudos, pelearé por tus labios que probaron mi tierra, hasta dejarla fértil de volver a enamorarte ¡Oh, goce! de los espíritus en guerra.
(Norberto Pablo).


Versos inspirados en amor y pelea,
En control y lujuria, en pasión y novela,
Versos sangrientos que trascienden
El tiempo y el dolor de los quejidos,
La humildad de la raza unida
En el encuentro de canto en nuestros hijos,
Senderos en praderas cubiertas de rocío,
Y manos que recorren el objeto deseado
Que transforman el cuerpo de la persona amada
En fuego y en latido.

Comentarios1

  • Raquelinamor

    Amarte es mi destino, amarte es mi obsesion, halcón de los vientos peregrinos, volando los océanos de mi tiempo, las estepas de mi cuerpo sediento, y me encuentro atrapada en tu pasión cuando en recuerdo hace cortas las distancias, y no hay calma en mi alma, guerrero y paladin de mis infiernos, siento desesperan mis entrañas por tus caricias divinas y no veo cierta la hora del atardecer a traerme tu ser para fundir en tus alas todo mi querer.
    Ñ

    • Raquelinamor

      Que corto tiempo para el fusionado. Lo lamento.



    Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.