evans

Existencia y No

 

Una tarde oxidada de julio

Dudé de mi existencia,

Instantáneamente y de una forma dolorosa

Desperté en mi mente.

 

En ese instante,

Solo pensaba en que estaba pensando,

De una forma básica y repetitiva.

Básica y repetitiva,

Básica y repetitiva.

 

Era yo existiendo en mí.

Era yo pensando dentro de mis

Pensamientos.

 

Pero algo, sucedió…

Escuche una clase de sonido,

Muy familiar, como la brisa cuando

Silva entre las hojas.

 

Y entonces me vi,

Me vi de una manera irreconocible,

Pero de alguna forma sabía que era yo.

 

Entonces fue allí donde me di cuenta,

Que ya no pensaba dentro de mis pensamientos,

Inexplicablemente me había separado de aquello,

Que parecía mi propia mente.

 

Intente hablarle, hablarme.

Pero no tenía sonidos para ejercer.

 

Cuando en ese mismo instante,

Escuche mi vos que decía:

 

“5, 4, 3, 2, 1”

 

Inevitablemente todo se nublo y otra vez

El dolor… estaba nuevamente en esa tarde oxidada

De julio.

 

 

© Maximiliano Cabrera

 

Comentarios2

  • Poemas de Pepita Fern├índez

    Cada vez que hacemos un viaje a nuestro interior nos redescubrimos
    PRECIOSO
    UN ABRAZO

    • evans

      Gracias por tu comentario pepita!!

      saludos!

    • isapoema

      A veces cuando la vida es dura, solemos hacer las cosas por rutina, por repetici├│n, y es necesario, aunque sea en una tarde oxidada de Julio, pararse a pensar en uno mismo.
      Un saludo.

      • evans

        Si es asi, es inevitable.. Gracias isa por tu comentario!!
        un abrazo! xD



      Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.