Luis EraSo

Poema 1

El otro día miraba unas rosas,

entre rosa y rosa, tocando cada pétalo 

recordé las suaves caricias de tus manos.

 

 

Segí caminando, llego un viento

un viento con aroma a chanel

un aroma que me recordó tu ser.

 

 

Miré al cielo y ví dos estrellas,

las cuales alumbraron mi alma;

las queme recordarón tus ojos,

aquellos ojos que miran dentro de mi ser

y alumbran mi alma con felicidad.

 

 

Segí caminando, escuche un murmuro,

el murmuro de un ángel,

un ángel que me dijo:

"Lucha por ella, no pierdas la fé.

Buscalá, emcuemtralá, conquistalá, enamoralá;

ella es la única que te llenará de felicidad" 

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.