argantonio

La fe mueve montañas

No salvad a los países y a sus banderas,

salvad a toda criatura viviente,

nadie quiere ser solo superviviente,

en un país donde solo funcionan las tijeras.

 

La religión manda y su bandera ondea,

los seres humanos obedecen,

todo irá bien mientras recen,

y el mendigo alrededor solo merodea.

 

Esta bella señorita,

hable tres idiomas,

y no encuentra trabajo.

 

Esta mujer ya no habla, ya grita,

estas quejas ya son axiomas,

quiere ser flor y no un hierbajo.

 

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.