Luis P. Limiñana

Acaricias del otoño

Acaricias del otoño

 

El otoño acaricia las almas.

El viento embravecido del otoño

abraza al alma… acaricia con astucia

rasgando el telo dorado y bordado…

túnica holgada de verano… cálida solsticial

del año, que de nostalgias perfuma

de olor a monte fresco y cálido mar.

 

Sueño otoñal de garras afiladas.

De confusas mañanas, entregadas

al despertar sastreado con sabor amargo

de vanas esperanzas, rutinas construidas,

caminos roídos, agrietados, marcados

por el tiempo, desolados caminos en raíl

engullidos en guía de carro viejo.

 

Enraizado otoñal que blasfema

la primavera… sangra el alma a vara

que rasga al sembrador de palabras,

tristeza del poeta y soñador, que aparta

del cometido al más profeta orador.

Sufrido poeta que combina palabras de amor

a orillas de la vida, sujeto al arado de alma sembrador.

 

Otoño, exprimidor de palabras,

estrujas al poeta soñador.

Salteador de temperas, brancas

en relieve de pincel, forjando sueños

acostumbrados al dolor placentero,

de un ser sabio y paciente que espera

del yacente atardecer a que refresque…

 

Autor: Luis Pascual Limiñana

Comentarios1

  • El Hombre de la Rosa

    La esencia de tu genial poema se viste de blanco son tus hermosas estrofas, estimado amigo. Luis Pascual Limiñana
    Un grato placer leer tus versos...
    Un saludo cordial de amistad...
    El Hombre de la Rosa



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.