Hermes Antonio Varillas Labrador

“Descendiendo por tu cintura”

“Descendiendo por tu cintura” 

 

Podría olvidar por un momento

escribiendo mis elegíacos versos

pero no me pidas que deje

de sentir todo lo que siento,

no siendo un amante experto

fue extraordinaria la suma

como olvidar los detalles

donde holgaron los pretextos,

de la seducción en tácita voz

en nuestras lenguas por fortuna;

de tus besos muy sediento

fue un conticinio en concierto

admirar de noche la luna

aferrado a tu cintura

y deleitarme excitado

en tu mirada de lujuria,

con rumbo a la habitación

apurábamos el tiempo

de desnudar nuestros cuerpos

y fusionarlos sin penurias.

Están tan vivos tus recuerdos

de tus caricias una a una

que si seleccionar pudiera

el instante de mi muerte

sin duda alguna elegiría

para ser preciso y exacto

y tal vez suene a sarcasmo

 con nuestra sonrisa muy pura

y casi tocando el cielo

avivando mis ganas con furia

y yo en tu selva profunda

sintiéndome casi Dios

venciendo nuestros miedos:

al orgasmo me refiero

y a una muerte en divino clímax,

sin ofender a natura.

 

 

Por Hermes Varillas Labrador

 

 1405     30/09/2016

Comentarios2

  • El Hombre de la Rosa

    La esencia de tu genial poema se viste de blanco son tus hermosas estrofas, estimado amigo. Poemas Potosinos
    Un grato placer leer tus versos...
    Un saludo cordial de amistad...
    El Hombre de la Rosa

    • Hermes Antonio Varillas Labrador

      Agradecido mi amigo El Hombre de la Rosa por tus conceptos en níveas letras e intrepretación que son valioso aliciente para continuar escribiendo...

    • JADE FENIX

      Simplemente hermoso y sutil erótico, exquisitas letras.
      Un placer siempre leerte mi querido amigo.
      Un fuerte abrazo.

      • Hermes Antonio Varillas Labrador

        Qué poder decir mi estimada amiga Jade ante una dama que confirma la humilde intención de hacer poesía con pasión, con amor, con dedicación y con lo que acertadamente has acoado... la sutileza de las letras en una forma de expresar que lo cortés, no aminora ni oculta lo valiente en mi atrevimiento en incursionar en tan polémico género... Vaya mi abrazo recíproco con mucho aprecio desde la ciudad de la cordialidad...



      Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.