Eduardo Yar

Memorias de Pola


AVISO DE AUSENCIA DE Eduardo Yar
Me retiro por un tiempo indefinido, quizás muy largo.
Agradezco de corazón profundo a quienes me brindaron gestos de amistad y leyeron mis publicaciones.
Que la poesía nos salve del mundo.

Si el mal que huyó con tus memorias cual ladrón vacía una casa, arrepentido de tomar tu vida acaso, vuelve a pedirle tregua al corazón, éste, morada siempre joven del sublime amor materno, seguramente le diría que nada hay que devolver, porque mi niñez aún visita tu patio y se perfuman de nardos los más inocentes recuerdos de mi infancia. Si aquél sigiloso ratero de la mente con su carga no pudiera  más y a tu puerta llamara otra vez, dile que puede estar tranquilo, que tu casa sigue llena. Permítele pasar, esta vez nada hay que se pueda  llevar.

 

Llévalo por tu jardín, que  nos vea a tus nietos jugando a ser grandes como  tus hijos. Que pase por tu sala para que lo deslumbre aquél perfecto ejemplo de pulcritud. Luego invítale un café a la mesa de tu cocina; hazle  olvidar  sus penas en el calor de tus historias más amenas. Después de un  descanso en el tenderete  de tu suelo, llévalo al patio, que sea cómplice de  las travesuras de tus nietos; que le pegue a la piñata en la fiesta de mi hermana. Abre el cuarto de tiliches para que se fascine con tantas cosas de antaño. Por último, a la sombra de aquel viejo aguacate, deja que rompa en llanto al ver la maravillosa vida que sin piedad asaltó. Ese llanto será la catarsis que aligere su carga. Así, cuando retomar su jornada deba, despídelo por la ventana hasta que  doble  la  esquina.

 

Aquel ladrón de recuerdos volverá a las andadas, memorias ausentes cargarán otra vez su espalda y vagará penando en vidas ajenas. Pero cuando a su patrona  cuentas tenga que rendir, mirando su huesudo rostro  podrá  decirle  que con Pola todo  está bien, y que todavía  por  las noches  me viene a besar la frente. Porque su recuerdo permanece indeleble en la memoria de mi corazón.

Comentarios2

  • El Hombre de la Rosa

    La esencia de tu genial prosa se viste de blanco son tus hermosas palabras, estimado amigo Eduardo
    Un grato placer leer tus versos...
    Un saludo cordial de amistad...
    El Hombre de la Rosa

    • Eduardo Yar

      Recibo con especial gratitud tus palabras, Hombre de la Rosa. Saludo cordial.

    • Berdemora

      Y Pola aunque ausente, se hace presente provocando sonrisas, evocando recuerdos...



    Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.