María Alejandra Pérez Sojo Kunapiache Pluma de Oro de las 5 Águilas Blancas MAPS Alejandrita

De Cacería por los Llanos Venezolanos


AVISO DE AUSENCIA DE María Alejandra Pérez Sojo Kunapiache Pluma de Oro de las 5 Águilas Blancas MAPS Alejandrita
Buenos dias amigos. Aviso que por motivos de haber sufrido u ataque grave de hackeo de mi Computador a veces las claves de mis Redes sociales y paginas estan vulnerables por lo tanto me tomare un tiempo para revisar detalladamemte cada poema y poesia pues me he percatado que hay ciertas palabras y frases a veces cambiadas. Y debo proceder a revisar una por una. Doy Fe que mis poemas son mios con el hackeo pueden haber alterado algo pero el caso ha sido tan grave que tendré que por VOLUNTAD Y DECISIÓN PROPIA Acudir ala Medicina Legal para demostrar que soy la AUTORA ABSOLUTA DE ESTOS POEMAS MIOS Y DEMOSTRAR lo que se deba demostrar. LO LLEVO EN MIS GENES POR MI FAMILIA PEREZ Y SOJO TAMBIEN Y MI FAMILIA POR PARTE DE MI PAPA LOS AVILA.


De Cacería por los Llanos Venezolanos

   Junio 1980, Zaraza. Me encontraba con mi padre de cacería de algún venado, por las zonas aledañas al pueblo, un día de verano hacia la hora vespertina. En el horizonte del ocaso un majestuoso Sol poniente que enrojecía aún más los áridos suelos oxisoles. El silencio penetraba hasta los huesos, sólo se escuchaba de fondo el canto de numerosas chicharras que aturdecían  el silencio de la tarde veraniega y lo hacían más sofocante, había un calor achicharrante que pintaba con la evapotranspiración del suelo un paisaje con árboles que parecían esqueletos fantasmagóricos.

   Las cantimploras vacías, mi padre caminaba delante sigilosamente, yo detrás tratando de divisar algún venado, respetando la época de veda, "Nunca mates una hembra..." recuerdo haberme dicho mi padre..."debe ser macho caramerudo, descarta también a las crías moteadas de blanco", su voz era muy suave casi yo debía leer sus labios cuando me miraba. 

   Repentinamente escuchamos a lo lejos el pitar de un toro. nos dirigimos hacia el pitar, cuando sorprendente mente vimos a cierta distancia de nosotros el celaje de un tigre que acorralaba a las angustiadas vacas.

   Enseguida mi padre me subió al árbol más alto y cercano; árboles que parecían espantosas siluetas Fantasmagórica Espectrales taciturnas. Escopeta en manos de mi padre. El Toro pitando  se le podía ver el lomo poniendose grasoso y brilloso como un cebo aceitoso que brotaba de la piel del animal; y con su pitar alertaba a su manada para que se recogieran detrás de él, las vacas obedientes se arremolinaban cubriendo a los becerros en el medio. Silencio chicharroso en la sabana hasta que rompe el chirrío de las cigarras timbaleras, un nuevo pitar de toro brahamante, cuando de pronto ataca el tigre y el toro se enfrenta valientemente a cuernazos y zarpazos certeros que le hacen arremeter fuertemente con sus cachos una y otra vez, el tigre no logra atrapar al toro con sus garras resbaladizas por la substancia sebácea que expele del lomo del toro, el tigre se aleja, las vacas detrás del toro que las protege, vuelve el tigre con su segundo intento a atacar con furia al valiente toro. Sangre en el estómago del tigre, TORO QUE MATA AL TIGRE ASESINO. 

 

Por

María Alejandra Pérez Sojo

Kunapiache. MAPS "Espíritu del Jaguar"

Cuento de la vida real

(Inédito)

Derivado del original de la misma autora narrado en 200 palabras

registrado en Safe Creative

Comentarios3

  • El Hombre de la Rosa

    La esencia de tu genial prosa se viste de blanco son tus hermosas palabras, estimada María Alejandra Pérez Sojo
    Un grato placer leer tus versos...
    Un saludo cordial de amistad...
    El Hombre de la Rosa

  • Juan Senda

    Eres un torrente y torbellino poético, me gusta tu mágica dinámica.
    Eres todo un v

  • Maria Hodunok.

    Muy bueno, disculpas por no haber leido ayer, se me cortó internet.
    Si esta historia es real, llevaste una vida privilegiada.
    Belleza de escrito te mandaste. SENSACIONAL.
    Un gusto leerte.
    Saludos del alma.

    • María Alejandra Pérez Sojo Kunapiache Pluma de Oro de las 5 Águilas Blancas MAPS Alejandrita

      Mi reina tengo como una hora tratando de responderte se me cae el internet a mi también. Pues sí mi infancia fue bellísima en el mundo del teatro y en contacto siempre con la naturalez, la historia que narré es completamente REAL . Mi casa principal siempre fué aquí en Caracas en un apartamento pequeño, pero todas las vacaciones íbamos al campo yo creo que desde que se vendieron esas tierras yo enferme pues mas nunca tuvimos contacto de esa manera con la MADRE TIERRA con la Naturaleza. No fuimos más al campo y yo enferme. Y de tanto estar encerrada en este apartamento ya hasta fobia de salir a la calle tengo. Al vender las tierras mi familia emigró por la década de los 80 y ahora estoy yo sola con mis padres y mi hermano aquí en Caracas. EL HECHO ES REAL ese día mi papá me llevo a cazar venados o un chigüire me llevo de tanto llorar para acompañarle y ocurrió el suceso que marcó tanto que cuando me gradué de bachillerato hice mi tesis sobre Fauna Venezolana. Luego estudié geografía entré en cátedras de biogeografía y luego entré en a estudiar cine precisamente porque ese suceso con el tigre me marcó para toda la vida y siempre he soñado algún día meterme en el monte de nuevo pero PARA DISPARAR PERO CON LA CÁMARA. Sueños....sueños...sueños...parece que mi destino no es filmar animales lo que me pone triste, pero hay la otra parte de la historia parece que la influencia de mis tías modistas en el pueblo es la que marca mi destino en el cine, claro mientras mi padre iba de cacería me dejaba con mis tías y allí aprendí algo de modista hay que seguir la tradición de la familia. Pero llevo el Espíritu del Jaguar muy dentro, es como mi padre es su marca y está dentro de mí y ese en cualquier momento sale.

      • Maria Hodunok.

        Intensa tu historia, por ser tan joven, pero... a casi todos, nuestros padres nos sacan del terruño natal para llevarnos a la ciudad. Me pasó lo mismo y yo vivo escribiéndole a mi Tierrita Colorada, que tanto añoro, pero ahora ya puedo viajar siempre a visitar.
        Tenés una vida de telenovela y seguí soñando, que los sueños se cumplen.
        Un fuerte abrazo.



      Para poder comentar y calificar este poema, debes estar [email protected] Regístrate aquí o si ya estás [email protected], logueate aquí.