BK12

Las palabras.

Intentando saltar el cerco de las palabras. Cambiando la rutina de las letras que se mezclan y forman, dan forma. Forma a sentimientos, emociones o pensamientos entre otros territorios desconocidos.
Nos propusimos no reducir nada a nada. Que nuestra conexion sean mas puntos suspensivos, que punto y aparte o final.
Miramos desde lejos muchos decires, como el "Quiero estar para siempre con vos". Tambien los miramos de cerca, hasta lo dijimos. Sentiamos que no nos deciamos nada, o peor, que nos mentiamos.
Pensamos en cambiar la medida de tiempo por distancia. Distancia desde la boca que lo dice hasta el corazón, o hasta el alma. Distancia llena de matices.
Desde allá hasta acá o desde acá hasta allá. Arriba o abajo. Meterse en el fondo del mar o hasta el final del cielo, de las dos maneras te quedas sin aire.
El amor eterno sería ese que llega hasta el fondo o el final. Y sale desde ahí y llega hasta allá, o viceversa.
Cambiando las variables parece que se llega a algo mas aproximado.
Pero no queriamos anclarnos en otro conformismo. Nos metiamos verdaderamente en un quilombo peor. Como siempre que intentabamos profundizar o darle vida (parece lo mismo) a cualquier cuestión. Nuestra guerra no era contra la superficie. Es solo una parte ¿Por qué castigar a la superficie?, es la puerta de entrada o salida. Y ese portal puede llevar a etceteras infinitos e insoportables.
-Nunca se termina de-. Pensamos.
Entonces salimos, o entramos, en otra cuestión. Son solo palabras. Palabras que al decir tiempo, para nosotros dicen distancia. Pero ¿que es esa distancia? Tendriamos que decir te quiero dos meses o te extraño 3 años.
Palabras que tienen, como todas, la potencialidad de convertirse en cerco o rutina. Como toda superficie que no se usa como portal.
Por suerte la cuestión terminó ahí. Nos quedamos sin aire.
Por vagancia o sabiduria nos propusimos mirar. Mirarnos. Decirnos pero no escuchar, ni tampoco mirar por mirar. Sinó sentir.

Comentarios1

  • El Hombre de la Rosa

    La esencia de tu genial prosa se viste de blanco con tus hermosas palabras, estimado amigo
    Un grato placer leer tus versos...
    Un saludo cordial de amistad...
    El Hombre de la Rosa



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.