Daniel De Jesus Perez Garcia

CANCIÓN NÚMERO 2

A eso de las diez vi tus ojos,

Entre la oscuridad y la penumbra.

A pesar del silencio y la nostalgia,

A pesar de tu ausencia.

Pude verte y tocarte,

Pude hablarte. Pude sentirte.

Las horas cambian,

Cambia el lugar y cambia el sentido.

(El tiempo construye caminos que la memoria

Devora).

 Un eco hay en esos ojos,

Donde la noche se responde: es la voz dentro de la voz.

A eso de las diez

El latido se volvió torbellino.

Se revolcó en un mar distante, se hizo átomos.

Entre el segundo pasado y el minuto futuro, está la posible

Solución al misterio. Está la estrella y tu cuerpo. Está tu espacio.

Un soplo, una bocanada: El aire.

A eso de la diez

La locura me atrapa,

Y al desnudarse me permite encontrarte.

Comentarios1

  • Gazorpazorpfield

    "A eso de las diez
    El latido se volvió torbellino.
    Se revolcó en un mar distante, se hizo átomos.
    Entre el segundo pasado y el minuto futuro, está la posible
    Solución al misterio. Está la estrella y tu cuerpo. Está tu espacio.
    Un soplo, una bocanada: El aire.
    A eso de la diez
    La locura me atrapa,
    Y al desnudarse me permite encontrarte."

    Qué genial!
    Saludos



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.