migreriana

Estás...

                         

                              Estás en mis sueños

                              en el discurso que me suelta,

                              en el borde de mis labios.       

                              en el minuto que comparto,

                              en el espejo que me acecha,

                              y tal vez hasta en el hábito

                               de la elección de un color

                               que te diga cuánto te amo.

 

                               Estás y no puedo evitarlo,

                                la música que te siembra,

                                es la que sacude mis tallos.

                                Entonces me hago hoja, flor

                                de cada encanto que tu olor

                                masculino añeja, en la humedad

                                de mis labios  y solo tú lo sabes,

                                aunque no pueda gritarlo.

 

 

   

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.