Ravniko Juur Holstain

...eso en el espejo

Parado sobre aguas turbias y rojizas,

Con alma en mano y razón ceniza,

Levanta ya tu mirar perdido,

Adora aquel tu cielo herido,

 

Lágrimas son las gotas, son la lluvia,

Veneno dulce que su corazon latia,

Un rezar sin sagrada iglesia,

Temblores y espasmos de esta tierra mía,

 

Las letras vencen ante cualquier espada,

Esta corta, la letra hiere sin estar afilada,

Fulminante tal herida de acero,

Una frase se anida y gangrena en esmero,

 

Pilares de cristal que la realidad sostienen,

Con pútrido núcleo aun así se mantienen,

Retienen al borde toda locura,

Demonios siempre encuentran la ruptura,

 

Enmascarado entre sombras del pasado,

Uno me mostró el vacío ilusionado,

Ilusionado al creer mi alma incinerar,

Al abismo huyó sin querer regresar,

 

Agonía y tormento que an de ensordecer,

Una eternidad a oscuras sin amanecer,

Santo ni amuleto, solo una sonrisa en el espejo,

Solo eso basto, solo mi sonriente reflejo.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.