Alexander Vortice

LABIOS

Me opongo al asesinato de tus labios.

No creo en la perpetuidad

cuando te veo gimotear

entre las hojas caídas

de este otoño momentáneo.

…Y aunque sé que casi todo pasa,

esta dolencia de no poder ser

un único cuerpo me convierte

en una negrura desgajada

por la mano del recto tiempo.

Me opongo al suspiro malcontento.

Tan sólo creo en lo que veo

cuando me aseguras que caminas afligida

hacia un mundo lleno de letras punzantes.

Acantilado con gaviotas soñadas

en mi corazón despiadadamente

disimulado.

No siento más sufrimiento que el que no deseo,

el tuyo, el mío, el que me provoca

el enrarecimiento del aislamiento.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.