V

De Nuevo Al Monte

 

 

Y ahí estaba de nuevo. Su rostro ahora vital y lleno de alegría.

Ya no recordaba el pasado, había olvidado vivir de él.

Murió y ahora volvía a nacer.

Sabía que era libre y que así permanecería siempre.


Agradezco - Dijo Fuertemente, mientras veía lo que era imposible ver.

Observó el Monte y se dirigió hacia él con paso seguro.

Allí estaba su verdadera conquista.

Aquel era el el lugar de su fortaleza.

 

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.