syglesias

Sabes, la distancia puede ser, Olvido




Sabes, que la distancia entre nosotros, puede ser olvido, estando cada vez más lejos inalcanzable de la mano y para la voz que te ha llamado tantas veces, sin poder predecir si en alguna oportunidad la has querido oído, entendiendo que deseo, volteando la mirada, viéndome a los ojo, interpretando sinceramente que estoy padeciendo por carencia de amor y que es la tristeza por reflejo de lo que lo estoy viviendo en soledad y es la ansiedad por silencio que desvela mis sueños cada amanecer con lágrimas de estíos en mis ojos, que recorren lentamente mi rostro…, syglesias.


Sabes que el olvido es un mal dañino
Es como perder un fragmento de vida
Y luego tal vez intente revivirlo
Pero el personaje y la escena no serán las mismas
Y esta distancia robara una parte nuestra
Una escena perdida de está historia incompleta
Y si el final no es el esperado
Iría hasta donde tu estés para tenerte más cerca
Para que mi voz te toque o para que mi sonrisa te alegré
Para habitar en tu tiempo y que tu me completes


La distancia no siempre es olvido,
y hay veces que mi alma necesita un retiro,
al leer tus letras, me trajo recuerdos,
de tiempos pasados y muchos afectos,
de un poeta con mucho sentimiento,
que escribe al amor y al desamor a corazón abierto.
siempre estarás con tus bellos poemas en mis pensamientos.
Shira


¿Será la distancia, fragancia
de olvido?
¿Será arrogancia pender en
lo endeble de un hilo?
Cual cometa en el viento
por promesa de amor
vigente.
Afligido constantemente
por constancia de
ausencia; con ansias
que incitan gritar en
desahogó al infinito.
Guardo la fragancia, de
un te quiero a campo abierto
y el fragmento de un recuerdo
que olvide más la ganancia obtenida al perderte
yo de vista.
Quizás suene pesimista
pero en esta instancia
la estancia dentro de la
soledad; deja sin ganancia
sin sustancia mis placeres,
con amaneceres
en nostalgia retraídos en
ardiente deseo con tal
árido desierto.
En cuya circunstancias
anido recuerdos
y bailo un bolero con tu
espalda, y tú falda en su
vaiven me dice ven, y arañó
mi piel por tan prolijo
espejismo ya que el mismo
pena deja y me aleja de
la realidad.
Dormido cálidas caricias y
lo extenso de un ceñido
beso en marejada perciben
mis sentidos
pero al despertar no
me queda nada, más que
agitación y la reacción a
causa de tus labio.
Cuantos no han sufrido
por cariño concedido pero
luego diluido por distancia concluido en la arrogancia
del olvidó.
Cuántas veces por descuido
de cupido se ha visto destruido
un corazón
Aún así solo camino hasta
que el destino me brinde
aquel fino aroma del
reencuentro.
Hasta ver miradas tangibles
de nuestros órganos y
que cuya partida distancia y
despedida sea reversible
hasta que prescriba lo sufrido
por caricias en desuso
Dicen la distancia es el olvido
opino es la razón de esta poesía
la pena la melancolía se conjuga con poemas propios de un amante herido.
Descubro en flagrancia
a mis anhelos y esperanzas
en tal complot, que me
insitan a blandir mi espada
contra la distancia para
cortar o acortar más bien
la misma.
Soy consciente honestamente
sí, vuelo cual cometa en
el viento
por promesa de amor en vigencia
y lo acepto.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.