Alastor Salazar

Con un solo de guitarra violé la noche.

A la gente no le gustan los solos de guitarra eléctrica a las 12 de la noche, no saben nada de eso, viven con canciones de Juan Gabriel y Espinosa Paz, ellos no saben nada de nada así que para mostrarles subo a la terraza y tomo posición, afino mis manos, hago mangoleos en el aire para una guitarra que no tengo; aflojo los dedos, mojo mis labios, cierro los ojos y dejo salir un chillido agudo que sale desde mis entrañas y se rompe el silencio:

…gruaaaaaaaaaaam…

Cambio de acorde en mi guitarra-despertador, muevo estribillo y exclamo sucios sonidos, cada uno con su frecuencia y tono diferente mientras mis dedos se mueven en el vacío; las luces vecinas se encienden, los perros ladran y me corean. La noche es mía y vine a meterme en tus sueños a la fuerza, vine a meter mis dedos en tu garganta, soy Freddy Krueger y vas a ser la primer rubia en morir, voy a meter mi lengua en tu boca. Los silbidos y los gritos vulgares comienzan, tomo aire, mi garganta me quema y estoy desafinando, muevo las manos y me siento como Kirk Hammett frente a grupis feas y otras no tanto, al publico lo que pida y miro al cielo y doy brincos por todos lados mientras degrado de a poco el volumen, el concierto se ha terminado, ya no hay más Kirk Hammett para ustedes putas, no está el marica de Enrique Iglesias; abro mis brazos a 180 y hago una reverencia, la cuadra está despierta y toda la ciudad también. Ahora yo ya puedo dormir.

Ambiento mi habitación con luces tenues azules, leí alguna vez en una revista de un viejo consultorio dental que el color azul rey en una habitación deposita en el alma paz, pues yo la verdad no se nada de eso pero hasta ahora no soy ningún Gandhi y no quiero fomentar los valores humanos por el momento; tengo cuadros en las paredes de cuando me las doy de artista, libros viejos y unos no tan nuevos y ciertas cartas que me regaló mi chica junto con algunas fotos nuestras.

A mi chica le gusta el arte y la música, los libros, los museos y sabe muy poco de historietas, ella no sabe quién es Alan Moore ni Frank Miller, ella no sabe que Leia es hermana de Luke y no piensa en quien ganaría una carrera entre el Halcón Milenario vs el Enterprise. No lo sabe, no le preocupa, lo pasa a segundo plano pero lo intenta, ella es la chica que no te rompe el sueño, la chica que las personas no comprenden porque no funciona igual que todos. Me gusta follar con mi chica, ambos decimos que hacemos el amor y todo va bien; acaricio sus tetas, paso mis manos por sus nalgas, limpio el semen que me dejó poner en su vientre y le ayudo a vestirse. A ella le gusta eso, que le parece lindo, que nadia había hecho eso, que los demás tipos de su vida solo se ponían los pantalones y se largaban y yo me alegro y le digo no te preocupes nena, pasemos la noche semi-desnudos y abrazados, pasemos la noche unidos , no te preocupes nena, yo voy a estar aquí, y la beso y me dice que soy su sol y me siento como Neil Armstrong dando backflips en la luna.

De verdad estoy enamorado. Ella toma mi cabeza y me coloca sobre su pecho y me acaricia y yo puedo vivir mil vidas así, y afuera no hay ciudad, no hay calles ni sangre, afuera no es México ni el presidente, no hay nada, solo somos ella y yo. Me pierdo entre la cuna de sus pecas y la tibieza de su cuerpo. Yo la cuido de los fantasmas, de los insectos y de los cabrones en las calles así que le escribo una carta de amor en la espalda:

“Pienso que eres muy especial y no lo digo simplemente por decirte que eres la aguja en el pajar, sino porque realmente siento que tus manos son lo más hermoso que tengo, tus ideas son lo más lindo que jamás he visto brotar de la cabeza de alguien y no me refiero al cabello, también me encanta tu anatomía y la forma en que te mueves. Eres especial, muy especial aunque los humanos tengamos el concepto de que todos somos iguales por política, pero tu eres la única excepción. Eres cosa seria. Resumo lo nuestro en lo mucho que me haces reir cuando lo mío solo consistía en callar”.

Entonces ella duerme y le escucho respirar, ella duerme y todo va bien, no hay guerra en Siria, Cristo no ha muerrto. Sí, me gusta mi chica. Me la llevaré a Cuba y tendremos hijos luego, tomaré su mano y caminaremos por las playas beberemos Heineken mientras tocamos solos de guitarra en la terraza.
Mientras los perros coran.
Mientras las grupis gritan y los fotógrafos de chismes encienden sus luces.

Me gusta pensarlo.

Cierro los ojos y pienso en lo mucho que me gusta su perfume y su cuello entre mi boca y mi nariz y me hago una paja.

Duermo como un tronco bebé.

Comentarios3

  • un poeta lirico

    Muy bueno, crudo, vivencial...Tienes talento... Un abrazo

  • liborio cantillo

    Me gustan tus fantasias y verdades
    Cordial saludo

  • Genevieve_Moon

    Ja ja ja chico tu cuadra te amara u odiara, dependera de sus gustos, para la otra que sea Mustaine o Darrel😁😁. Muy bueno tu relato, retrata bien la vida de muchos chicos de tu edad, de verdad me gustó tu fantasia-realidad.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.