Gabriel Milla Valencia

Nociones del Olvido

No creas que no me importas nada
pero !me interesas mucho!
no tienes ideas como lucho
por tu amor, pero tú !nada!
solo te digo ¡A dios! y me marcho
de tu vida, ya que existe otro
que de la nada la llena y yo no digo nada.

Te pareces a mi alma, blanca y pura
tu voz es tan ligera y sencilla
como las mansas olas de ternura
que chocan con la orilla.
Y derraman melancolía formadas
en lágrimas que brotan de tu mirada
te veo mojada la cara, y no digo nada.

Eres similar a una sombra obscura
porque no habla, no opina, no canta
Simplemente no dice nada,
solo va donde uno anda, sin queja,
solo va sumisa a lo que uno manda,
sin seña alguna, pero no dice nada
Mi amor por ti se marchita así, de la nada.

Ya se te pasara la locura de tu conducta
pero ya no te digo nada, mi voz no te toca
pero mi pensamiento te aleja de mí
y yo no me doy cuenta, pero no digo nada
solo callo como un lacayo y espero el momento
para tenerte entre mis brazos, besarte
apasionadamente, tenerte y no dejarte.

Te espere mucho tiempo, solo en mi casa
con mirada cabizbaja, con el corazón roto,
con mi pensamiento desesperado, pero tu nada
ya se hizo costumbre en ti ¿no? Ya no me amas
¿dónde están? ¡Los recuerdos bellos que vivimos!
los botaste al tacho como, como ¡no se!
porque no sabes nada de mí y yo nada de ti

Quizás esto sea el último sermón que te digo
y tú no reaccionas para nada, estas callada
y tengo testigos, si ellos son, son ellos
los que ven mi dolor que sale de la puerta
pero solo te digo ten suerte y se buena
te deseo lo mejor. ! La bendición por Dios!
Ya que para mí no significas Nada.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.