poetryman

DESCANSO DE SABADO

Sábado por la tarde, prolongado bostezo

mis huesos crujen bajo el peso

impúdico de la gravedad, del silencio

de tus ojos que me siguen como dron

por doquiera que voy, ¡agua fresca!

el horror de ver al espejo

como la muerte me va reclamando

y el rostro se me escurre como vitral

de catedral,

y voy a ti dispuesto a sumergirme

en deleites y amores, ¡que mañana es domingo!

como soy irredento -según ellos-,

no tengo que ir a misa, ni madrugar

prefiero doblar mis rodillas

en mi frío cuarto, mientras tu respiras

y exhalas vida,

que en el mullido cojín de catedral,

hago la lista de mis culpas, de aquellas

que odiándola las hago, muy a mi pesar

porque van más allá de mi poder...

Sobre las cúpula cae la lluvia a raudales

sobre la tuyas caen mis labios

como una plaga en sembradío...

Comentarios2

  • Hada Marilyn

    Realmente muy buenos versos. Con toques distintos y particulares.
    Saludos

  • Genevieve_Moon

    Muy bueno.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.