jordisiracusa

Cuando mi barca llegue a su occidente.



 

 

                             Cuando mi barca llegue...

 

                                                                           

                                                   Cuando mi barca llegue a su Occidente

                                   si no he sido barrido por el rayo

                                   o mis células fagocitadas por sus hermanas locas

                                   quisiera compartir mi gastado equipaje.

 

                                   Quiero que mis pupilas vean, en otros ojos

                                   otros amaneceres, otros remansos.

                                   Que la luz, a otra vista negada,

                                            invada e inunde de miradas                                                                                      

                                   otros horizontes y otros mares.

                                   Deseo que mi corazón se bata en otro pecho amigo

                                   y se diga sorprendido:  “Eso,  ya antes lo he vivido.”

                                   Y que vuelva a latir y a sentir por duplicado,

                                   envuelto en celofán de otros deseos,

                                    y pueda volver a amar y a ser amado.

 

                                   Y después de compartir lo que precisen, el resto:

                                    piel, huesos, músculo y carne

                                   junto al laberinto del cerebro

                                   - mezcla de sentidos y recuerdos

                                   plagado de  preguntas y respuestas -;

                                  todo, que lo conviertan en nívea ceniza y arrojadla a la mar,

                                  que, cual velero, navegará de azul... eternamente.

 

                                   Pero si antes, por azar o por destino,

                                   la mar celosa para sí reclamara a su amigo fiel y enamorado

                                   quiero que sepas que a la mar he descendido

                                    y me llevo conmigo el equipaje.

 

                                   Mis pupilas contemplaran en su acuario

                                   un corazón retenido  por una mar solícita y amante.

                                   La monda y pulida calavera será refugio de peces y corales.

 

                                   Cederé mi cuerpo a las estrellas

                                   que se bañan alegres las noches de verano.

                                   Y mis vísceras serán el alimento

                                   del lugar donde el ciclo de la vida dio comienzo.

 

                                   Mas, nadie se va mientras le piense alguien.

                                   Cuando  lo  precises, regresaré desde la mar,

                                   ya transformado en espuma

                                   a golpear las puertas de tu playa.

                                   Volveremos a leer estos poemas,

                                   aunque sólo tu voz hable por ambos.

                                   Y al pasear de nuevo por la playa

                                   verás mi nombre, por invisible dedo dibujado,

                                   allí en la arena,

                                   justo en el  lugar en  que nos amamos.

 

                                   Mi sonrisa  será  esa marea

                                   en  la  que te bañas las noches de verano

                                   y  tan sólo con desearlo,

                                   estaremos juntos, aunque ya no esté a tu lado.

 

                                   Cuando mi barca llegue a su Occidente,

                                   navegaré por el azul

                                   eternamente.

                       

 

 

 

Comentarios1

  • ordengallego

    Bua poeta increĆ­ble enserio me engancha tu lectura elegante y al la vez rebelde saludos

    • jordisiracusa

      Gracias. Un abrazo.



    Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.